Estar atento y saber recibir para entender nuestras emociones


“La manera más fácil de hacer una distinción entre nuestras emociones es el examinar nuestra motivación (actitud mental y objetivo) y sus resultados. Si una emoción fortalece nuestra paz interior y busca el beneficiar a otros, entonces es positiva o constructiva; si destruye nuestra serenidad, perturba nuestra mente profundamente y su intención es el de lastimar a otros, entonces, es negativa o aflictiva. En lo que respecta al resultado, el único criterio es lo bueno o el sufrimiento que creamos con nuestras acciones, palabras y pensamientos, para nosotros así como para otros.” (Gracias a Juan Silvestre Gabarrón Diaz)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s