Sueño VS Visión

I have a dream.

Martin Luther King tuvo este sueño de una américa donde el color de piel no sea un obstáculo a la integración y a vivir simplemente en paz. Hoy se ha hecho realidad aunque Barack Obama no sea negro. Lleva consigo mucha esperanza y lo despertó en el mundo entero. Estamos a la expectativa de lo que hará este gran hombre.

Mi sueño de pequeña era ser médico para curar los niños y ayudarles. De pequeña, fui una niña muy enferma a la cual llevaban cada semana al médico y tenía una admiración por el médico de familia y del pueblo. De adolescente, soñaba con ser cantante y famosa. Hoy si pudiera identificarme con alguién sería Shakira. Me gusta el artista, la persona, su compromiso con el mundo, su forma de ser y actuar, como baila, como canta, lo que desprende. Y no soy fan, simplemente admiro las personas sencillas que dan y reciben en un gran acto de amor y generosidad. Otra cantante que me gusta mucho en esta misma categoría y con otro estilo es Ayó. Aunque Shakira tiene algo especial: el color de pelo y el movimiento de cintura!!

Este sueño me hace sentir bien. Me llena de alegría. Me permite soñar y evadirme. Nunca lo llevaré a cabo y no me crea frustración alguna. Más bien me procura bienestar cuando lo pienso y si realmente quiero vivirlo: empujo los muebles, enciendo la mini-cadena, me pongo mi traje de luz con moneditas hecho a mano (las mías!!) y venga a cantar y bailar! Es una sensación que me llena y me encanta disfrutar. No obstante, no existe compromiso con este sueño. Si nunca se realiza me sentiré igual de bien. Como mucho estoy pensando en ir a clase de canto para mi propia diversión y sin ánimo de hacer espectáculos.

Mi visión de niña me llevó más allá de lo que nunca me hubiera imaginado viniendo de dónde vengo. Mi compromiso con un cambio de vida fue muy potente y me transporto más allá de mis esperanzas. Me permitió codearme con un nuevo mundo al cual pocos de mi entorno familiar tienen acceso. A veces me siento marciana en medio de esto pero ¿que importa lo que hago? No me define. No soy lo que hago. De pequeña, quería que no me faltara nunca de nada ni a mi ni a los míos, quería vivir confortablemente. Aprendí mucho de mis padres. Son análfabetos. Me dejaron libres de escoger lo que quería hacer de mi vida: estudiar y trabajar, o no estudiar y trabajar. Opté por estudiar porque en los libros yo aprendía, descubría, vivía, experimentaba, me llenaba. Me encantaba aprender. Aparte, con estudios quería conseguir un buen trabajo con un buen sueldo y una buena condición social. ¿Lo conseguí? La respuesta es SI!¿Me llena? NO! Noobstante, la visión que tuve de trabajar para las más grandes firmas multinacionales, el número 1 en consultoría me llevaron a esforzarme y hacerlo posible. Mi compromiso iba con eso, alcanzar esa visión. Todos mis actos, mis emociones, mis pensamientos iban encaminados en esta dirección. Y es lo que me permitió hacerlo realidad. Esa visión que tuve de adolescente fue el motor que me llevó a superarme y alcanzar retos muy altos. Me dió la motivación para estar dónde estoy. Hoy desde lo que sé y he aprendido, sé que puedo alcanzar cualquier visión porque cuando estoy comprometida no hay nada que me resista. El camino hacia esta visión es más o menos recto y dura lo que uno quiera. La visión de mi futuro la tengo y la estoy construyendo paso a paso. Tengo la sensación y creencia que antes de llegar tengo que cerrar un capítulo para estar en armonía con quién soy y poder realizar proyectos personales grandes. Hay que dejarle tiempo al tiempo y todo llega, siendo actor de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s